Carta en el tiempo

Había una vez una mujer de rasgos suaves, de buen corazón y alma profunda. Tenía las comisuras de sus labios bellamente armonizadas con su sonrisa, y los dientes muy blancos y en su lugar, lo cual gustaba aunque ella no lo quisiera. No se sabe que tipo de desiciones tomó en su corta vida, sin embargo hubo un momento, un punto específico que ella no quisiera volver a pasar pero que recuerda con nitidez.  A  las afueras de un hospital, en unas gradas cerca de un jardín, se sentó y lloró. Se sintió sola y desprotegida. Había tenido que pasar situaciones que ella hubiera deseado afrontar con aplomo al lado de alguien, quizás un hombre que la sepa guardar junto él y que ponga el pecho por ella, pero no lo tuvo. Solo se tenía a ella misma. Entonces se pregunto ¿Cómo había llegado hasta ahí?.

Al verla en esa situación desde un tiempo posterior, ahora yo me pregunto; Acaso no se supone que la vida debe ser bella, llena de experiencias que se acercan como horizonte al viajero? A pesar que ella tuvo muchos a su lado, aquellos no habían sido verdaderos, ni la amistad, ni lo que los unía, ni nada más que experiencias equivocadas que quizá debió vivir para darse cuenta de lo que realmente importa.

No me cabe duda que aprendió.

Ahora miro la escena años después y quiero abrazarla. Debo abrazarla. Mi instinto de protección me empuja a lo que yo reconozco como mi naturaleza de hombre. Pero a pesar de mis intenciones, no puedo hacer más que observarla e intentar entender, en mi pequeñez humana, su dolor. No podría entenderlo aunque quisiera, pues no es mi dolor y tampoco lo será. Ante tal situación, ella ya habiendo pasado todas esas circunstancias y ahora en ese momento de su vida, no puedo sino admirar su valor y fortaleza que si bien es cierto su piel no refleja, brota de su alma.  Si tan solo fuera posible que el tiempo se detuviera, si nuestros mundos no fueran lo que son y nuestras vidas no tuvieran senderos que se dispersan como de hecho lo hacen, cruzaría lo que nos separa, caminaría hasta ella y la abrazaría. Aunque es bien sabido que las cosas no mejoran por que sí, le haría saber que estoy ahí, que aunque la muerte tratase de separarme, encontraría la manera de volver, como buen caballero, contra viento y marea. Y aunque fisicamente lo anterior sea imposible, el aura de mi alma estaría como protección para que nunca jamas se sintiera otra vez desprotegida.

Eso es lo que yo haría.

14812995_10209272579044275_1413225977_o

About the Author

Posted by

Categorías:

Sin categoría

2 comentarios

Si el corazon fuese diseñado para hablar en lugar de sentir, juro que el mío usaría robaría tus palabras no sólo por la armonía que encuentro en ellas sino porque cuando te leo siento que son mis palabras en boca de alguien mas, así en una perfecta fusión de dos almas distantes unidas sólo por letras.

Le gusta a 1 persona

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: