La dama del vestido Café

El sol ya casi moría. La plenitud del día iba desapareciendo con lentitud. Aquel hombre lo disfrutaba sentado en unas escaleras. A escasos metros una dama de vestido Café, de aspecto educado y buena presencia,  parecía platicar con ella misma en silencio. Así la percibía él por su rostro pensativo.

-Buenos días Señorita, ¿Qué la trae por aquí?- dijo el hombre del sombrero después de acercarse.

-Buenos días. ¿Por qué debería responder a su pregunta?- dijo ella con desconfianza.

-La he visto mirarme cuando estuve sentado en las barandas traseras. Sé que quiere responderme.

Ella sonrió y le respondió – Es una bella tarde y es más que suficiente para venir a este lado de la embarcación a disfrutarla.

-No lo dudo. No he venido los últimos días, sin embargo lo hago frecuentemente. Pero hoy tengo dos razones para estar aquí. Este bello atardecer y su presencia que  ha llamado mi atención. Pienso que Usted viene por aquí seguido.

-Pues su pensamiento es acertado.

-¿Por qué viene sola?¿Cómo es posible que no haya habido hombre que la quiera llevar de su brazo?

-Pues los han habido, pero me les negué.

-¿Por que negarse la oportunidad de conocer a las personas, y quizá, el amor?- replicó él un poco sugestivo.

-No me negué a conocerlos, sino a sus intenciones. De hecho eran bien parecidos. pero no llenaban mis expectativas.

-¿Acaso llenaba usted la de ellos?- respondió, consciente de lo incisivo de su pregunta.

Hubo un silencio. El aire olía a incomodad. Movieron sus miradas hacia el infinito océano que acogía en sus  brazos al sol mientras este parecía fundirse en él lentamente.

Intentó responder pero él la interrumpió.

– No me responda. No me ha visto antes pero yo a usted si. He visto el lenguaje de su cuerpo, y aunque mi conocimiento sobre ello sea escaso, es suyo al fin y al cabo. La  he visto también  caminar los últimos tres días por la cubierta, quizá dirigiéndose a este mismo lugar, mientras desayunaba con un  amigo mío. He admirado su silueta y me ha causado un deseo profundo de conocer quien era Usted. No me cabe duda que su belleza no es solo física, pues estoy convencido que tiene un mundo vasto en su interior, capaz de hacer suspirar en un descuido  hasta al mas precavido, hasta al mas conservador. Sus movimientos son suaves y delicados,  y su cabellera baila alegremente en armonía con sus pasos. Eso me gusta. Esto es un humilde cumplido.

-¿Trata usted de atraer mi atención con frases bien elaboradas?- contestó ella, evidentemente  halagada, hasta ruborizada, pero fiel a su costumbre pícara de responder.

-Querer solo su atención sería mediocre e indigno de mi persona. Prefiero tener también su compañía. De hecho quiero  invitarla sin rodeos a caminar  el día de mañana a la misma hora en este mismo lugar.

-lo pensaré- dijo ella en un tono ya más suave. 

-Pienso que usted no es una mujer que piensa mucho las cosas, sino que sopesa rápido y decide con cautela. Sé que no me equivoco. Y a pesar que dice que lo pensará, estoy seguro que la veré mañana por aquí. Me despido. Hasta entonces – dicho esto se quitó el sombrero he hizo una venia de respeto. A continuación se marchó confundiendose entre la gente.

14799832_1107731642595383_1405417873_o

About the Author

Posted by

Categorías:

Sin categoría

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: