Lazarte

Manuel Lazarte cargaba la incertidumbre de no saber si serían cinco, diez o más los años que no vería su tierra querida. Llevaba ese asunto a cuestas y a veces le pesaba más de lo que su espalda de hombre podía cargar. Aun así salía todos los días del trabajo alrededor de la media noche, cogía el autobús que lo recogía a las 00:33, se sentaba casi al fondo, junto a la ventana y miraba las calles que dormitaban a esa hora.

En una de esas tantas noches que atestiguaron sus viajes, mientras viajaba en el bus, subió un tipo de piel blanca, greñudo, con un abrigo largo tan viejo que parecía recogido de la basura, una gorra de invierno sucia, guantes negros cortados y zapatillas muy usadas. Aquel tipo se sentó cerca. Se llevaba las manos a la boca para calentarlas con su aliento, lo cual no tenía sentido, pues el frío no se sentía en el interior.  Manuel lo escrutó disimuladamente de pies a cabeza intentando entender su actitud pero no logró mucho. Sólo distinguió un bulto extraño en el lado derecho del abrigo. Eran colillas de cigarrillos que obviamente habían sido recogidas del suelo. Tenía el bolsillo atiborrado de ellos. Inmediatamente un recuerdo se le vino a la mente interrumpiendo su realidad. Volvió su cabeza y miró a través de la ventana.

Hace cinco años, cuando estudiaba en un instituto a la que gente de recursos más que modestos enviaban a sus hijos para que no perdasen el tiempo, se cruzó con algo similar.

Cruzaba el puente sobre la gran avenida Bolivar que separaba  el centro de estudios de un gran centro comercial. Al bajar vió que un hombre que definitivamente había quemado neuronas, con el cabello enredado como dreads y la ropa andrajosa, recogía con una mano cigarrillos que los universitarios tiraban mientras que con la otra sostenía un montón que parecía haber recolectado con esfuerzo. Ambos tipos representaban más que bien las profundidades en las que el ser humano puede caer cuando da rienda suelta a sus caprichos, cuando se malacostumbra dándose lo que quiere y no lo que es bueno para uno. Evadiendo responsabilidades y entregándose a la  “buena vida”, interpretando ésta como el consumo de sustancias que atan al cuerpo y lo privan de voluntad, conduce a un final inminente igual o peor, si es que existe.

Manuel no lo entendió en ese entonces. Quizá sus pocos años no se lo permitieron. Sin embargo ahora la vida se había encargado de explicárselo sutilmente. Se sintió afortunado de no estar en la misma situación.

De pronto el vehículo frenó con cierta brusquedad sacándolo de su ensimismamiento. Ya había llegado así que  se apresuró a salir. Esperó que el bus se fuera y cruzó la calle. Le tomaba 15 minutos caminar a casa, sin embargo los 8 grados centigrados y la lluvia persistente convertían ese tramo en un peregrinaje inevitable. El agua corría por la avenida y las luces del alumbrado público se reflejaban en el suelo empapado en llanto. Muy en el fondo sentía que la vida le había dado más que a aquellos dos hombres. Esa noche, lo incierto de su retorno ya no le pareció importante. Esos hombres quizá no podrán volver ni siquiera a la realidad. Aquella situación había alivianado sus preocupaciones con severidad. 

bus-interior

About the Author

Posted by

Categorías:

Sin categoría

1 comentario

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: